Archivos

Revista de la limpieza CLEANMAGAZINE
Consejos para la limpieza de suelos y ventanas

Consejos para la limpieza de suelos y ventanas

- ⏱ 2 Minutos de lectura -

Cómo limpiar adecuadamente suelos y ventanas

Es fundamental realizar una limpieza periódica del mobiliario y las superficies tanto de los hogares, tiendas y oficina no solo por una cuestión estética, si no también de salud.

Son muchas las ocasiones en las que nos surgen dudas a la hora elegir qué productos utilizar y cómo llevar a cabo ciertas limpiezas. Por lo tanto, en las siguientes líneas vamos a tratar de solventar estas dudas a la hora de realizar la limpieza de oficinas.

Cómo limpiar adecuadamente suelos y ventanas

Limpieza de moqueta

Una correcta limpieza de la moqueta, eliminará los ácaros que en ella suelen acumularse, y disminuirá de este modo los problemas de alergias que producen a muchas personas.

La aspiradora es el elemento que siempre debe existir y utilizarse en todo lugar donde haya una moqueta, ya que es el único capaz de proporcionar la limpieza en profundidad que las alfombras necesitan. Es mejor elegir un modelo con filtros anti-ácaros que habrá que renovar cada cierto tiempo. A las alfombras suele caer comida, y otros elementos que pueden producir en ellas ciertas manchas. Para eliminarlas lo más recomendable es no dejar pasar los días antes de quitarlas ya que cuanto más tarde se limpien, más difícil resultará hacerlo sin dejar marcas ni restos de la suciedad.

Para eliminar los restos de comida se puede utilizar un cuchillo con mucho cuidado a la hora de no deteriorar las fibras de la moqueta.

Para las manchas líquidas es mejor aplicar sobre ellas un papel absorbente o algún paño de microfibra, y frotar suavemente  con el fin de no extender aún más la mancha.


Limpieza de parque

Las empresas de limpieza de comunidades para limpiar el suelo de madera utilizan mopas y colocan un cepillo especial en la aspiradora. Las manchas se deben limpiar nada más ser detectadas con un paño húmedo para evitar que se incrusten en la madera. De vez en cuando sí se puede fregar el suelo de madera escurriendo bien la fregona, y poniendo un poco de jabón neutro con unas gotas de vinagre.

El suelo laminado sintético se puede limpiar del mismo modo que el parque. Se trata de un suelo muy resistente, pero que no se puede ni lijar ni barnizar, por lo que su reparación es muy complicada. Por lo tanto, es mejor prestar atención a mantenerlo siempre en un buen estado y realizar un exhaustivo pulido de suelos.


Limpiar cristales

No es complicado limpiar los cristales, y aunque pertenezcan a un hogar, es mejor hacerlo con gomas limpia-cristales o regletas, ya que la suciedad se puede eliminar con una sola pasada por la superficie.

Antes de usar la goma, hay que limpiar el cristal con jabón, para al final aclarar con un paño húmedo. También se puede limpiar con un paño, pero nunca de los que dejan pelusas y no secar las ventanas con papel de cocina, ni hacerlo con agua muy caliente, y sin frotar demasiado. Los paños utilizados para la limpieza de cristales, es mejor no meterlos en la lavadora, si no lavarlos a mano con agua tibia y un poco de vinagre.

Las persianas suelen tener muchísima suciedad, por lo que se recomienda limpiarlas con una bayeta con agua, amoniaco y jabón. Las enrollables se lavan con una esponja escurrida y limpiador, y después se aclaran de cada lado con una esponja mojada con agua, y luego se secan.


Otros consejos para conseguir unos cristales limpios

Dependiendo de lo sucios que estén los cristales, su limpieza puede ser muy exigente. A continuación, te mostraremos el procedimiento correcto y te daremos consejos y trucos prácticos para evitar las marcas de grasa y los depósitos de pequeñas fibras en los paños de limpieza y para mantener los cristales limpios durante mucho tiempo:

– El primer paso es eliminar el polvo y el polen con un cepillo suave.
– La suciedad persistente, como las manchas puede eliminarse con una esponja que no raye y un poco de agua jabonosa. Para ello, hay que frotar los cristales con un movimiento sinuoso.
– Con un paño de microfibra y agua limpia, limpia la ventana humedeciéndola y pasándola brevemente con un paño seco. El agua residual desaparecerá por sí sola.
– También puedes secar previamente los cristales con una escobilla de goma y luego secarlos con una gamuza o un paño de microfibra.

Las ventanas deben limpiarse primero por dentro y luego por fuera

Cuando limpies las ventanas, no te olvides de los alféizares y los marcos de las ventanas (por dentro y por fuera). Para eliminar la suciedad, lo mejor es utilizar una esponja suave o un paño de microfibra húmedo. Deben utilizarse otros paños en superficies pintadas y sensibles, ya que los paños de microfibra rayarán dichas superficies.

4.6/5 - (21 votos)
Revista de la limpieza CLEANMAGAZINE