Archivos

Revista de la limpieza CLEANMAGAZINE
Consejos de limpieza de electrodomésticos

Consejos de limpieza de electrodomésticos

- ⏱ 3 Minutos de lectura -

Consejos de mantenimiento y limpieza de electrodomésticos

Ahora que tienes la cocina de tus sueños, tendrás que mantenerla a diario para que tenga el mejor aspecto posible. Pero, ¿Cómo cuidar la cocina y los electrodomésticos?

Los electrodomésticos son muy sensibles a la suciedad y al polvo, a los que suelen estar expuestos constantemente, por lo que es necesario limpiarlos con mucha frecuencia. No se trata únicamente de pasarles un paño para de quitarles el polvo.

Esta práctica puede ayudar a su correcta conservación y buen funcionamiento, en caso de la limpieza de electrodomésticos en restaurantes recomendamos contratar los servicios de una empresa de limpieza dedicada a la limpieza de restaurantes, los profesionales llevaran a cabo una limpieza a fondo, dedicando más tiempo a esta tarea, y teniendo en cuenta una serie de aspectos vitales para no estropear ningún aparato.


¿Qué productos debes utilizar para limpiar los electrodomésticos?

Para que tus electrodomésticos se mantengan como nuevos durante años, debes prestar especial atención a los productos de limpieza que utilizas. Aunque pueden variar en función de los materiales que se vayan a limpiar, es preferible utilizar productos naturales, como por ejemplo:

  • Vinagre blanco,
  • Jabón negro,
  • Zumo de limón,
  • Bicarbonato de sodio.

El uso de estos diferentes productos te permitirá evitar que se dañen tus diferentes superficies. Además, esto limitará las diversas sustancias tóxicas en tu hogar. El aire interior se mantiene sano y la cocina está limpia, lo que es ideal para ti y tu familia.

Para las superficies especiales, como el acero inoxidable o el cristal, hay que utilizar productos especializados. Para asegurarte de que eliges bien las superficies de tu cocina, pide consejo o recurre a una empresa de limpieza profesional.


¿Cómo se limpia un horno?

El horno es uno de los electrodomésticos que debe limpiarse regularmente para evitar que la grasa o los residuos de cocciones anteriores se quemen y dañen el revestimiento de la cavidad del horno. Para preservar la vida de tu horno, recomendamos encarecidamente lavarlo incluso  después de cada uso. Basta con limpiar el fondo y los laterales con una esponja y agua jabonosa para eliminar cualquier residuo de la cocción anterior y evitar que se vuelva a cocer, lo que haría mucho más difícil su eliminación posterior. Recuerda también que debes fregar la parrilla con frecuencia.

Para las manchas más difíciles de eliminar, utiliza vinagre doméstico o bicarbonato de sodio y frota con una esponja o un cepillo. Por otro lado, no utilices nunca disolventes ni polvos abrasivos para limpiar tu horno.

«Te recomendamos limpiar el horno con detergente, agua caliente, un paño húmedo y un estropajo de acero inoxidable. Hay todo tipo de recomendaciones sobre los mejores productos para limpiar el horno: sal e incluso espuma de afeitar«.

¿Cómo se limpia un horno?

¿Cómo se limpia la vitrocerámica?

Como ocurre con todo el equipamiento de la cocina, elegir una vitrocerámica no es una cuestión sencilla, y es posible que tengas que pasar mucho tiempo comparando los diferentes modelos disponibles.

Después del horno, la vitrocerámica es uno de los elementos que se utilizan casi a diario en la cocina. Por ello, su limpieza es especialmente importante. Para la limpieza rutinaria, los expertos recomiendan limpiar la vitrocerámica después de cada uso con una esponja o paño humedecido con agua. No se necesitan productos especiales para esta intervención, que consiste simplemente en eliminar los residuos de la cocción.

Sin embargo, si encuentras alguna mancha o marca, debes utilizar un limpiador de acero inoxidable o productos especiales para vitrocerámica y limpiar con un paño suave. Ten cuidado de no utilizar un paño viejo o una esponja demasiado abrasiva, ya que pueden rayarla.

«Antes de proceder a la limpieza, asegúrate de que las zonas de cocción estén apagadas. A continuación, deja que se enfríe y límpiala para eliminar los restos de comida y las manchas incrustadas».

¿Cómo se limpia la vitrocerámica?


¿Cómo limpiar los filtros de la campana?

La limpieza periódica de los filtros de la campana no sólo prolongará su eficacia, sino también la vida útil de la misma. Para ello, nada más sencillo: basta con desmontar los filtros y limpiarlos en el fregadero sumergiéndolos durante unos 20e minutos en agua caliente con jabón o en agua con detergente.

Si tus filtros están muy sucios, puedes añadir una cucharada de bicarbonato de sodio y fregarlos con un cepillo suave. Acláralos bien con agua limpia y déjalos secar antes de volver a colocarlos. Si tienes una campana de recirculación (que no expulsa los humos al exterior), también debes programar un cambio regular del filtro de carbón activado.

«Recomendamos limpiar los filtros metálicos cada mes para un uso regular de la campana».

¿Cómo limpiar los filtros de la campana?


¿Cómo se limpia el frigorífico?

Para limitar la proliferación de bacterias, recomendamos limpiar el frigorífico cada mes. Esta tarea de limpieza será más rápida si se realiza regularmente. Por lo tanto, para limpiar correctamente el frigorífico, no es necesario armarse de productos de limpieza como la lejía o productos más abrasivos, ya que el simple agua con jabón es más que suficiente.

Para las manchas persistentes, utiliza vinagre blanco o limón y ¡ya está! Acuérdate también de limpiar el exterior de tu frigorífico. Para ello, empapa un paño limpio en agua jabonosa o vinagre blanco, y pásalo por toda la parte frontal para eliminar las huellas de los dedos.

Nuestros consejos adicionales para el mantenimiento y la limpieza de tu frigorífico:

– Utiliza un cepillo de dientes viejo para las juntas
– Para los malos olores, utiliza un pequeño recipiente con unas cucharadas de bicarbonato de sodio o vinagre de alcohol
– Retira los envases de cartón que rodean a los alimentos y comprueba las fechas de caducidad para minimizar los residuos
– Durante las vacaciones, intenta vaciar el frigorífico y desenchufarlo para ahorrar energía. Deja la puerta abierta de par en par para evitar los malos olores.

«Con la acumulación de alimentos en un mismo espacio, un frigorífico mal mantenido se convierte en el lugar ideal para la creación y proliferación de bacterias que pueden contaminar otros alimentos almacenados. Por eso es tan importante la limpieza periódica de mantenimiento de tu frigorífico-congelador.

4.5/5 - (22 votos)
Revista de la limpieza CLEANMAGAZINE